Según The Guardian, Cristina Kirchner “está lista para un dramático retorno” en las elecciones del próximo domingo

El prestigioso diario británico analizó que la ex presidente regresará como una “número 2” que podría tener el “verdadero poder detrás del trono”

Según un artículo del diario británico The Guardian, una victoria del Frente de Todos en las elecciones presidenciales se convertirá en un “dramático” e “increíble retorno” de Cristina Kirchner como vicepresidente, tras ser “vilipendiada por sus opositores como una populista corrupta”.

La nota, que lleva el título “Cristina regresa: Fernández de Kirchner está lista para un dramático retorno como número 2”, realiza un repaso sobre las circunstancias que rodearon a la ex presidente de la Nación durante el gobierno de Mauricio Macri. Y describe la expectativa ante su eventual vuelta a la Casa Rosada, en caso de que la fórmula que encabeza Alberto Fernández repita el resultado de las primarias de agosto y se imponga en las urnas el próximo domingo.

“Se vio envuelta en una serie de casos judiciales relacionados con acusaciones de sobornolavado de dinerocorrupción y acusaciones de que había ayudado a encubrir la participación de Irán en un atentado terrorista que el fiscal estaba investigando”, indica el texto el escritor argentino y autor del artículo, Uki Goñi.

“Pero en lo que podría ser uno de los retornos más increíbles en la historia política de Argentina, Fernández de Kirchner parece estar a punto de regresar al cargo como vicepresidente, y potencialmente el verdadero poder detrás del trono”, define el periodista.

The Guardian plantea que la fórmula presidencial de Cristina Kirchner, según las encuestas, puede ampliar la diferencia hasta 19 puntos con Juntos por el Cambio y que ese desenlace se debe que la gestión económica de Mauricio Macri “fue tan mala” que “los votantes parecen dispuestos a hacer la vista gorda” ante las sospechas y casos de corrupción.

“Bajo Macri, el peso se ha desplomado, la inflación se disparó al 56% por año, y el porcentaje de la población que vive por debajo del umbral ha aumentado del 29% al 35%”, resalta la nota.

Además, advierte que Macri “parece haber subestimado el profundo dominio de Fernández de Kirchner sobre la imaginación política” de los argentinos. “Domina las redes sociales y parece representar una versión moderna de Eva Perón”, analiza, y retruca: “ella también defendió a los pobres con programas de ayuda social mientras seguía siendo una esclava confesa de la moda”.

Según Goñi, el perfil de Cristina Kirchner choca con la oratoria “a menudo descortés” de Mauricio Macri, sobre la que advierte que no ayudó cuando lanzó el paquete de “medidas impopulares” que dispuso su gobierno, como los aumentos de tarifas en los servicios públicos.

“También se ha ganado la aversión de muchas votantes por su sexismo reflexivo y su apoyo al movimiento antiabortista de Argentina, que impidió la aprobación de una ley que legaliza el aborto durante su presidencia”, se señala el artículo, que recuerda una de las últimas entrevistas de Mauricio Macri y que conllevó el calificativo de Cristina Kirchner a su adversario como “machirulo”.

Pero también se resalta la “perspectiva política superior” de la ex mandataria, cuando resolvió no presentarse como presidente y propuso a Alberto Fernández en ese cargo, un “peronista moderado y de buenos modales”, que parece haber atraído a un sector de los “votantes de clase media desencantados con Macri”.

El movimiento sorpresa desarmó efectivamente la estrategia de Macri“, define The Guardian. “Fernández ha asegurado a los votantes que seguirá un curso uniforme en economía, buscando un acuerdo amistoso con el FMI y evitando la devolución del tipo de controles monetarios impuestos durante el gobierno de Fernández de Kirchner. Su promesa está destinada a calmar las dudas de los votantes de clase media, en un país donde los bancos ofrecen cuentas en dólares para proteger los ahorros de la perenne inflación argentina”, completa el artículo.

Goñi, finalmente, hace un llamado de atención sobre el impacto que tendrá las elecciones presidenciales en América Latina, una región que se ha visto “agitada políticamente” por la “ira popular por las medidas de austeridad y la desigualdad de ingresos”, en alusión a los estallidos y conflictos violentos en Chile y Ecuador, o las acusaciones de fraude electoral en Bolivia contra el presidente Evo Morales.

La gente reaccionó porque es el país más desigual de América Latina. Y la desigualdad es como sentarse en un cubo de gasolina, si cae una chispa, explotas”, cita The Guardian a Alberto Fernández, quien dio esas definiciones en una entrevista radial. Había cuestionado a Macri por minimizar las muertes y la violencia en Chile.