Escuchanos en vivo

La opera “Dulce Rosa” se presenta en el teatro Florencio Sánchez

En dependencias de la Secretaría de Turismo de la Municipalidad de Concepción del Uruguay, autoridades de la Dirección Municipal de Cultura de Paysandú y del teatro Florencio Sánchez, de la vecina localidad oriental, anunciaron la presentación de la ópera “Dulce Rosa”, el domingo 26 de agosto.

Virginia Dalto –asesora cultural del teatro- y Cinthya Moizo, directora departamental de Cultura de la vecina localidad oriental, detallaron los aprestos organizativos de la obra basada en un cuento de la extraordinaria escritora chilena Isabel Allende

El tradicional teatro sanducero, localizado en peatonal 19 de Abril –entre Leandro Gómez y 18 de Julio- se vestirá de gala luego de los trabajos de puesta en valor a los que fuera sometido. Las localidades podrán adquirirse, desde $ 400 argentinos, hasta dos horas antes de inicio del espectáculo.

 

“Dulce Rosa”

La ópera “Dulce Rosa” se inspira en el cuento “Una venganza” de Isabel Allende y su debut mundial, en inglés, fue en Los Ángeles (Estados Unidos), en 2013, bajo la dirección de Plácido Domingo.

En este caso, tras dos presentaciones en el Auditorio Nacional “Adela Reta”, la obra se presentará en Paysandú en el marco de su estreno mundial en español.

La ópera trata de la historia de Rosa, hija de un político capturado durante una revuelta. La joven logra escapar y durante varios años planifica la venganza contra Tadeo, el líder responsable de la muerte de su padre. Cuando las vidas de Rosa y Tadeo se encuentran, descubren que comparten una obsesión y que los une algo más profundo.

El libreto corresponde a Richard Sparks y al compositor Lee Holdridge; mientras que la dirección musical es de Ariel Britos y la dirección escénica corresponde a Rubén Darío Martínez.

La protagonista es la soprano María Eugenia Antúnez acompañada por Javier Arrey (barítono), Gerardo Marandino (tenor), Martín Nusspaumer (tenor), Nicolás Zecchi (bajo barítono) y Anna Pimentel (mezzosoprano). También participa el Coro Juvenil del Sodre.

La escenografía es de Ana Arrospide y la iluminación corresponde a Laura Leifert.